sábado, 31 de diciembre de 2011

El teatro, un discurso identitario

Los ideólogos progresistas siempre huyen a un concepto muy complejo y casi tabú, el de territorio y las relaciones que (no) tenemos con el, siempre distantes en el concepto político.
El (no) territorio, resume esa distancia. El territorio tiene siempre implícito el hecho de su contenido antropológico, sociológico, es imposible hablar de ello sin su contenido ideológico, como tal este texto no puede ser epistemológico ni mucho menos ingenuo.
En estos territorios existe un discurso simbólico ( teatro ) , que es un fundamento identitario de las comunidades que son territorio y su relación de pertenencia, la disputa territorial por parte de distintas comunidades culturales puede transformarse en lo que comúnmente se llama la guerra por territorio.
En el concepto de territorio esta implícito un pensamiento identitario, estamos en el momento de introducir la literatura, Voltaire afirmaba que en la poética, el arte dramática precedía el concepto de nacionalidad y su origen, puedo casi afirmar que específicamente el teatro es en realidad el indicador de la soberanía de la nación y de la cultura nacional, la poesía en si misma no es característica de una cultura nacional , lo es el teatro, la poesía dramática, su ausencia es un mal de nacionalidad, su ausencia, una enfermedad que corrompe el hecho identitario.
Hacer teatro es refundar la nacionalidad, nada tiene mas fuerza en el empuja hacia el proceso identitario , que el escenario desde donde se comunica lo nacional.
Friedrich Meinecke , pionero del nacionalismo moderno,  en welburgertum und Nationalstaat , establece la distinción entre kulturnation y Staatsnation, La primera designa una nación cultural y la segunda una de carácter político, cuando las dos están presentes en el mismo territorio, estamos en la presencia de uno nuevo país.
El  teatro pone la poiesis como discurso vinculado al concepto territorio y concepto de nación al servicio de un proceso identitario que ningún otro discurso puede alcanzar.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Confesarse culpable


Confesarse culpable, o tan solamente confesarse , tiene muchas veces implícita la autoafirmación, unas veces contamos batallas existenciales protagonizando el héroe, pero en otros momentos uno se auto acusa , se humilla o se desacredita a los ojos de la muchedumbre en un ejercicio de autoflagelación, en su rol social todos en su momento se han confesado, y casi podríamos afirmar que las relaciones interpersonales son confesiones entre cruzadas en secreto.
El secreto de las pasiones toma vida en cada uno de nosotros, somos todos héroes de una historia que es la existencia, cada uno con su rol; un héroe sensual, un ambicioso y egoísta, otro fantaseador de pseudologías imposibles, pasiones para todos los gustos unos con orgullo , otros rozan humildad que es la muerte del héroe.
En todas las pasiones hay un denominador común, la pasión por el YO , un nihilismo exuberante que todo domina y condiciona.
Vivir de forma urgente, exageradamente exaltado, corriendo de un lado a otro, como si en cada llegada a algún lado supusiera la salvación del mundo.
Estas palabras las escribo en la tranquilidad de la noche, dejando a los personajes  el protagonismo de la pasión loca y desbocada. La necesidad de escribir palabras de consciencia inquieta, tener algo que decir que no puede esperar, que tiene que ser dicho  ahora, en el momento.
Cuando pienso en mi, tomo consciencia de que mi naturaleza es demasiado apasionada, insaciable, incapaz de la tranquilidad y del reposo.
Cada pensamiento que me mueve , es un pensamiento secreto , con necesidad de ser contado.
Mis personajes son mis cómplices, la forma de exorcizar una pasión que insiste en aflorar en cada frase, en cada palabra como que jugara en ella la vida.
Como afirmaba Oscar Wilde , en cada héroe se esconde “ el eterno secreto de la existencia”.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Vivimos el momento mas exasperante del absurdo, de la masificación y del desencanto del hombre


La problemática del absurdo, decurrente de las contradicciones e angustias del hombre en el proceso de subversiones de valores , vacíos en su significado y del abismo que abre el desarrollo acelerado de la tecnología.
El hombre moderno, como dice Foucault es “ una invención reciente” vivimos el estertor de nosotros mismos , del humanismo. Esa imagen que tenemos de nosotros se desvanece en la tecnología como finalidad del existir.
Comunicamos de forma distante, impersonal , en la soledad de un mundo agresivo, que nos devora, es ese mundo que tenemos que cambiar para sobrevivir.
La televisión, el móvil, el mundo global englobalizante y ninguniador , un hombre ordenado en pilas como materia prima de una sociedad que se olvido de el, una sociedad agresiva y violenta que secuestran al hombre.
Cuando el hombre deja de ser un valor en si mismo, y se pierde la distanciación entre el hombre y las cosas, solo esperamos un YO que grite y que lo rescate de ese absurdo.
Vivimos el momento mas exasperante del absurdo, de la masificación y del desencanto del hombre de nuestro tiempo, consciente de lo difícil que es recuperarse a si mismo, y los valores y principios, sean cuales sean que le hagan volver a ser hombre.
No vivimos tan solo una crisis económica o financiera, vivimos antes de todo la crisis de perder la humanidad.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Buenas fiestas, evocación histórica del exiliado y expatriado


Disculpen por la ausencia,  ha sido una ausencia por un lado elegida y por otro impuesta.  Elegida porque necesitaba de encontrarme a mi mismo, escuchar mi silencio y pensarlo.
Impuesta por las condiciones meteriológicas con cerca de metro y medio de nieve, la verdad es que me encanta este sentimiento de isla en medio de tanto blanco.
Este debate entre lo elegible y lo impuesto, me hice recordar la diferencia entre un exiliado y un expatriado.
Nadie tiene mas patria que el que la perdió y la vive como que lejana , silenciosa y perdida.
En estas fechas recuerdo desde siempre el sentimiento de lejanía y abandono del que por una u otra razón, miraba por la ventana la casa de otros , extraños en país extraño el de un país extranjero, sin amigos ni mano conocida que te acerque algún calor, o por lo menos alguien que pronuncie tu nombre.
Con el paso de los años te acostumbras a tal sentimiento, el del abandono. Como de difícil, amarga es la vida que te hace insensible a lo que a otros representa proximidad y alegría entre los gritos de los niños en la sorpresa de los regalos de navidad.
La sensación de ausencia , de silencio, la noticia que no llega de un país – patria , de una familia, de unas caras que ya no identificas con el paso de los años.
Con otros como tu , intercambias suposiciones de lo que por ahí pasa, noticias que no llegan y a las cuales nadie contesta, y siempre llega el comentario , estar en la cárcel seria peor. La cárcel en libertad, es otra forma de estar prisionero, con la rabia de la impotencia respiras mas rápidamente, y es como que el mismo aire que respiras fueran rejas que te aprisionan, es tu cárcel, así que moderas la respiración y el dolor se te hace mas llevadero.
Estoy seguro de que este discurso te puede parecer casi histórico, antiguo y sin actualidad social, pero no lo puedo evitar, es este el discurso de un viejo lobo, ya sin dientes para morder y cansado de la historia. Para ti , que vives la “libertad” en un régimen de un estado del “bien estar” te deseo buenas fiestas y que nunca, jamás , tengas que escribir un texto semejante, que se quede este texto en lo que es , un evocación histórica del exiliado y expatriado.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

A solas, ayer llovía, soy lo que pienso


Yo escribo mi vida , mis emociones, me desnudo a quien me lee  ya que por ignorancia y incapacidad no puedo escribir la vida ajena.
Lo hago desde la soledad, desde todas las soledades que conozco. La soledad es la plaga de este siglo, una epidemia incontrolable para la cual no hay mas medicina que el amor.
Existen tantas soledades como tantos individuos, vidas que coexisten en el tiempo en planos que nunca se encuentran.
La soledad consciente es una opción, la opción de mirar el mundo desde unos ojos solos , lejanos de la sociedad , pero mirándoles desde lo alto, con perspectiva y desde un pensamiento critico.
Cuando hablamos de la soledad de las grandes ciudades, no es mas que una disculpa, para algunos de la impotencia de realizarse y ser felices.
Un espacio urbano en que los hombres o mujeres , intelectuales, aventureros que buscan fortuna , gente sencilla o complicada,  muchos de ellos provincianos, pero todos ellos inseguros, cerrados en su existencia, gestionando falsas expectativas o mismo pidiendo demasiado de la vida, mucho más que esta tiene para darles.
Otra soledad posible es un actitud en la vida , una opción , un existir voluntario, a solas.
A solas  y desnudo de todo lo que es contrato social, me he conocido y existo. A solas soy lo que pienso sin amarras, libre.
La soledad en la ausencia , es el sentimiento de perdida, para los que alguna vez han compartido mas que una vida. Para estos no es una opción es una imposición de la naturaleza del hombre, la finitud que les trae la angustia existencial, saberse finito y saber que un día el fin llega y no aceptarlo con naturalidad como otra manifestación de la vida.

lunes, 5 de diciembre de 2011

La única forma de reñir al mar es tirarle una piedra


Hoy me he levantado y perezosamente me erguí y salí a ver el mar, se le veía poderoso, olas cuales árboles gigantes azotadas por el viento, pierden una cuantas hojas, se doblan a su fuerza , pero como yo , resisto y no muero, me transformo en viento, nada me atrapa. 
En medio de ese amanecer,  nacía conmigo, un mundo  de soledad, que me miraba con su mirada ya cansada.  Esta es una visión de un mundo puro y limpio pero triste, unas gotas transportadas por el viento, me azotaban el cuerpo cansado. 
Con la tempestad, y la proximidad de las olas gigantes que todo devoran,  todos los que antes se aventuraran en la playa se fugaran de las aguas revueltas.
Ahora todos se habían marchado y el hombre está solo. No tenía nada, ni amigo ni mujer, ni barco que le lleve.
Pensé.
La única forma de reñir  al mar es tirarle una piedra.
Es  el desafío del loco, tirarle una piedra es gritar al mar y lanzarle un desafío.   Tirar una piedra al mar tiene una mezcla de miedo y de temerario.
Para un hombre solitario en la playa el mar tiene una vida de espanto.   Miro al sur y al norte;  atrás unos acantilados cercan al mar sitiando todo, cuando digo es todo, con su tumulto y sus ruidos.
Una vez más me he perdido, solo en las playas desiertas, siempre juego con el agua y el viento, y siempre son mas altas que yo,  es un sentimiento de impotencia por lo menos patético. Uno puede desconocer el mar y saber que se está fugando a un insistente desafío.  Su movimiento, a  lo largo de la playa, es un movimiento paralelo, ya que no se adentra. Solo el movimiento de sus ojos es perpendicular y desafia las mareas.
La  espuma de las olas que se le acercan, son acusaciones, le recuerdan que no deve andar en línea recta, solo se debe alejar del mar.
Solo el viento que no sopla desde el mar pero desde  la tierra, le empuja,  le da en la cara y mantiene el ritmo de la caminada, perdido en sus pensamientos, guardó el secreto de que podría tener una actitud heróica y hacerse al mar.

Busco sinónimo de silencio en una palabra sustancialmente mas silenciosa

Hoy he decidido escribir un poema.
Su primero verso es una frase que resume el embrión del hombre aun no nacido. Una frase que contiene en si  mismo las metamorfosis de un proyecto de ser, que así renace como una mariposa y materializa tan solo lo imposible.
Yo , espectador me quedo impasible mirando tanta belleza no soy mas que voluntad, su voluntad , la del poema , y inscribo la primera palabra de ese poema.
MAR
( continuo pensando palabras )
Algunas palabras se asoman desde mis brazos y se abren, como música, el cuerpo hecho sonidos, susurra.
Me molestan las palabras que gritan y afirman cosas, me quedo con los sonidos, las sílabas que viven en mi memoria. Palabras silenciosas, sutil respiración.
No puedo continuar, cada palabra o sílaba que pienso, es como escuchar el mar en una caracola milenaria, de un tiempo lejano, un mar que ya no existe.
Mejor escucho el silencio,
pero que silencio ?
El silencio en la ausencia de la palabra
Un silencio que conoce toda mi ignorancia
Silencio que es el relleno de quien no tiene nada para decir
Me esfuerzo , por traducir la palabra silencio en una palabra sustancialmente mas silenciosa.

sábado, 3 de diciembre de 2011

El espejo preguntón


Es verdad la justicia social ?
Es verdad la capacidad de amar ?
Estas preparado para vivir este momento ?
Estas preparado para el mañana y intentar ser mejor persona ?
Estas preparado para ser testigo del movimiento histórico contemporáneo, entenderlo, y al mismo tiempo entenderte a ti mismo, en la relación entre el ti y el proceso histórico de que eres testigo ?
Entender una experiencia histórica que nos afecta de forma cercana y valorarla, positiva o negativamente ?
Tener presente , los hechos de la guerra civil española, de la segunda guerra mundial , del franquismo y ser objetivos con la transición y ahora mismo el cese de las armas por parte de ETA ?
Tener consciencia de los cambios económicos y luego sociales resultantes de la  transferencia del núcleo económico rural al núcleo emergente industrial y sus consecuentes cambios de la industria pesada a la industria de alta tecnología para vivir la sociedad de los servicios?
Es verdad que finalmente ya no sabes nada de nada ?
Estoy preparado para morir con dignidad ?
Estoy preparado para perdonar y ser perdonado ?

Este espejo preguntón es muy incomodo, ya no se como esquivarle, nos encontramos todos los días por la mañana a la hora de afeitarme.

jueves, 1 de diciembre de 2011

El manto de nieve crujía a sus pasos, como que dolorido


La fuente escupía lagrimas de cristal, se la podía ver desde la ventana llorando. Ella se despertaba, bajaba las escaleras, y le buscaba entre los árboles. De la mano de la mañana que pálida le abrazaba, deambulaba por el jardín. El manto de nieve crujía a sus pasos, como que dolorido dejando marcas visibles al pasar. Del camino solo venia una flauta triste, que lloraba canciones de llantos susurrando con el viento. Del príncipe azul, solo el recuerdo soñado y permanecía esperando.
La espera.
Igual que por las noches ella , bajo la luna, desmayaba en el sentimiento de la espera de quien nunca llega.
Solo silencios.
Así es la espera , silencios inmensos por los caminos helados en mañanas y madrugadas donde nada le calienta.
De la luna , solo tiene la esperanza que un día pueda ver su otro lado. Y así pasan las lunas, sin llegadas, y ella se muere vieja de tanto esperar.