jueves, 29 de diciembre de 2011

Vivimos el momento mas exasperante del absurdo, de la masificación y del desencanto del hombre


La problemática del absurdo, decurrente de las contradicciones e angustias del hombre en el proceso de subversiones de valores , vacíos en su significado y del abismo que abre el desarrollo acelerado de la tecnología.
El hombre moderno, como dice Foucault es “ una invención reciente” vivimos el estertor de nosotros mismos , del humanismo. Esa imagen que tenemos de nosotros se desvanece en la tecnología como finalidad del existir.
Comunicamos de forma distante, impersonal , en la soledad de un mundo agresivo, que nos devora, es ese mundo que tenemos que cambiar para sobrevivir.
La televisión, el móvil, el mundo global englobalizante y ninguniador , un hombre ordenado en pilas como materia prima de una sociedad que se olvido de el, una sociedad agresiva y violenta que secuestran al hombre.
Cuando el hombre deja de ser un valor en si mismo, y se pierde la distanciación entre el hombre y las cosas, solo esperamos un YO que grite y que lo rescate de ese absurdo.
Vivimos el momento mas exasperante del absurdo, de la masificación y del desencanto del hombre de nuestro tiempo, consciente de lo difícil que es recuperarse a si mismo, y los valores y principios, sean cuales sean que le hagan volver a ser hombre.
No vivimos tan solo una crisis económica o financiera, vivimos antes de todo la crisis de perder la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario