viernes, 6 de enero de 2012

La noche de las sombras.



Por la noche con los pies cerca de la chimenea, sustentando en las manos una taza de café, he decidido leer a Shakespeare, nunca lo habria entendido si no lo hiciera de esa manera, me imagine en Warwick a orillas del río Avon, mirando un roble desde la ventana, y la neblina que esconde el monte como se estuviera en la misma Albion ( antiguo nombre de Gran Bretaña).
Desde la chimenea salen sombras que se pierden contra las paredes, como almas del otro mundo, las que los poetas describen como brujas, que podrían bien, ser de Macbeth.
Sir John Falstaft, el tripon, inmortalizado por Shakespeare y por Wagner me acompañan en la lectura.
Todo perfecto para una noche especial. La noche de las sombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario