domingo, 29 de enero de 2012

Una mujer sola y cansada


Esta mujer cansada, sube la cuesta, de tan cansada sube y no puede, de tan agotada. Que dios le ayude. dicen dos mujeres que la miran, sudor en su frente la mujer sube, casi indiferente.
Esta mujer sale de casa, de madrugada, trabaja todo el dia , toda la jornada y regressa a casa ya noche cerrada. Trae en la mano, que el brazo estiende, cansado, quemado del sol que le fustiga, un bolso colgando de la fatiga.
Que mujer mas bella y joven, de cuerpo serrano, bien torneado, así sonrojada, escucha los piropos de unos chavales y se da prisa en la caminada, y al caminar le saltan los pechos del respirar, respirar cansado , sin viento fresco que la persiga, ahí va la mujer con el  bolso de la compra, subiendo la cuesta. Y las mujeres la continúan mirando y susurrando que dios le bendiga.
En casa; besa sus hijos, les da de comer, friega los platos , limpia la casa, friega el suelo, desmelenada, desarreglada, cose la ropa, agobiada, y con los niños durmiendo come una sopa, ya enfriada.

Ya desnuda se tumba en la cama, como que muerta, agotada, llego el hombre , le hace el amor, no se entera de nada, solo le espera el amañecer y otra madrugada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario