sábado, 18 de febrero de 2012

Ansiedad y angustia en el pensamiento moderno

Afirmar que el arte siempre ha sido la percepción sutil de los derechos fundamentales, la voz que habla desde las profundidades de la verdad esencial, no es del todo una afirmación incontestable, pero lo que fue un escándalo en su momento, Madame Bovary “símbolo del adulterio” paso a ser un lugar común en la literatura de la segunda mitad del siglo XIX igual que mis afirmaciones anteriores. La referencia a Madame Bovary no es ingenua en este texto, no es tan sólo un tema que en su momento influencio otros escritores , pero mas que eso es la forma magistral como el autor la escribió y determino un siglo de literatura.
Pero más allá de que son necesarios muchos años para que a una obra se le de la importancia y relevancia que se merece, una relevancia mas allá de su  época, la verdad es que el libro de Flaubert, más allá de su perfección "formal", revela toda una interrupción en las relaciones familiares, una conducta social,  una desestructuración de los cánones sociales hasta ahí vigentes, y como resultado de eso, superando la forma se establece la primacía de un genero literario consecuentemente fuera de la vida sensorial y el relevo especial que se le ha dado a este concepto inquietante y determinante de la "literatura" de la época que sólo entonces se determina.
 Madame Bovary hace "historia" al ordenar la externalidad y los valores estéticos intencionales. Comprender cómo la angustia es el centro y el motivo de la  literatura existencial no tiene porque estar mas presente en los autores que aceptan la designación de "existencialistas" que en otros para los cuales el concepto es desconocido.
Llamarle  a alguien "existencialista" es pervertir la exterioridad y la mundaniedad - al menos formalmente – mas que una "teoría" el existencialismo debería ser una experiencia profunda,  así que a veces los mejores representantes de esta ”teoría”  son previos al momento de su formulación teórica y al momento en que se presento como corriente del pensamiento.
El más reconocido escritor existencialista fue Dostoievski, que se anticipó muchos años al existencialismo, lo mismo podríamos afirmar de Sófocles, recordando que para algunos, todo quedo dicho por los griegos.
No es casualidad que Dostoievski fuera aceptado en Francia a principios de siglo, cuando su obra era apenas conocida. Como no es casualidad que cuando por fin aceptado, se lee en clave de novelista social, le llamaban el escritor de la miseria o en plan psicologista el de la psicología anormal.
La "tragedia", la "profundidad" lo no superficial, la negación, lo que los freudianos franceses definen por denegación.   Hay un postulado de la negación  de lo que sea y la negación sutil e implícita de esta negación, es decir, la declaración de lo que se niega. La nueva novela, niega la angustia, usando una forma enrevesada, casi diagonal de afirmarla.
Cuando alguien nos dice que no nos quiere ofender - subraya Freud - es que seguramente lo que quiere hacer. Pero la "nueva novela" afirma sin lugar a duda la angustia, de la misma forma que los que reniegan al terror se fugan de el. Igual que el que afirma que dios me libre de ser ateo.
Michel Foucault, en su libro "La Naissance de la Clinique", nos dice que la muerte fundamenta todo el discurso científico y que la cultura moderna no seria posible sin ella.
Foucault inventa una especie de “negación” que se opone formalmente a la denegación freudiana, que es algo como negar  la luz del sol y bajar los ojos porque le molesta.
Nosotros no inventamos desde la nada nuestros problemas, nos encontramos con ellos y tenemos para con ellos actitudes problemáticas o un pensamiento problemático. De la misma forma que expresar la emoción de acuerdo con un pensamiento problemático es un acto artístico y reflejar la vida presente y futura es un acto filosófico como posicionamiento a ese pensamiento problemático.
La ansiedad es sin duda un fenómeno específicamente moderno, pero la forma como se presenta es vieja, las mismas formas con que se manifiesta el malestar que apunta.
También podemos referir al desencanto inmediato con todo lo que se ha logrado y partir para una nueva conquista.
Hoy lo podríamos ilustrar con la conducta del conquistador, que luego de conquistar parte a nueva conquista.
La angustia en Schopenhauer, un pensamiento basado en el «pesimismo», resultado de la certeza de que cada deseo satisfecho no es doloroso y el que aun esta por satisfacer trae el desencanto y la desilusión.
Pero es Hegel que preconiza la inquietud del siglo XX, ansiedad y angustia en alternativa al sentimiento de aburrimiento y pesimismo de Schopenhauer.
En Hegel la historia se identifica con la dolorosa marcha hacia ese horizonte “el absoluto”. La búsqueda incesante de éste, fue el destino que Hegel preconizó al hombre moderno,  la "conciencia infeliz" lo doloroso de las contradicciones, que permanece hasta que se anulen.

jueves, 16 de febrero de 2012

Caperucita Roja y el Lobo Feroz (psicoanalice)



En los cuentos de hadas que designamos de retorno, la sexualidad aparece de forma indirecta o disfrazada de  genitalidad, esta se presenta como amenazadora y debe ser evitada porque el niño no está preparado para ella. Esto no quiere decir que el niño sea asexual, todo por lo contrario aun que esta sexualidad se presenta como anal u oral. 
En el cuento la Caperucita Roja, el rojo hace una referencia indirecta al fuego  que es uno de los símbolos y una de las metáforas utilizadas en la cultura occidental para referirse al sexo, el lobo es el malo, se prepara para comer a la niña. Ingenua, muy joven, creando una ambigüedad en el cuento, confundiendo la fragilidad de la niña con la de la abuela, vieja y enferma, ambas necesitan de ser salvadas por el cazador que mata al lobo y las conduce salvas a casa.
Hay dos figuras en conflicto: el lobo que es malo seductor y perverso, que usa la boca para seducir y comer,  y un salvador humano, que se identifica con el bien, que utiliza un hacha (escopeta) y se presenta como cazador y salvador.
Hay tres figuras femeninas: la madre (ausente) que le advierte a la niña de los peligros del bosque, la abuela (vieja y enferma) que no interviene en la acción, y su papel es estar ausente, se sale de su casa buscando el leñador para que le ayude defendiendo la niña del lobo,  la niña (imprudente) sorprendida en el dialogo con el lobo, por el tamaño de sus dientes y boca, de tal forma sorprendida y fascinada que cae en la trampa y casi se deja comer, si no fuera la intervención del leñador.
La sexualidad del lobo no es tan solo brutal y destructora como infantil, o sea que es asumida por la boca de forma oral, tan infantil como la de la niña. El acto de comer , en los cuentos de hadas tiene una conexión directa con la sexualidad, presentada de forma oral.

Siempre tendremos París.

martes, 14 de febrero de 2012

La buena madre y el padre ausente (la psicoanálisis del cuento de hadas)

El cuento de hadas es recorrido en su narrativa por una jerarquía simbólica y al mismo tiempo por una jerarquía ideológica ( cargada de elementos perversos inherentes a las teorías sexuales infantiles,  donde el deseo de fusión con la buena madre, una actitud incestuosa, se opone a la problemática de la adquisición del estatuto de supremacía masculina, que exorciza las angustias orales-sádicas, lo que es la clave del patriarcado. Así, un conflicto ontogénico (incesto) se transforma en un confito ideológicos (falocracia).
En los cuentos de hadas, el texto es siempre ambiguo, manifestando en su ambigüedad connotaciones con una siempre presente represión sexual. Ludicos y liberadores los cuentos, liberan deseos y fantasías que no son mas que manifestaciones de la sexualidad infantil, dándoles recursos para de forma imaginaria convivir con su sexualidad , tomando el cuento un aspecto pedagógico.
Asumimos que la psicología psicoanalítica es la herramienta adecuada para diferenciar las etapas de la sexualidad infantil, podemos observar que la represión toma distintas formas en distintos cuentos: los niños son castigados porque son muy golosos ( fase oral), ser desprendido materialmente , o por lo contrario un avaro (fase anal), si es muy curioso (fase fálica o genital). En cierto sentido, las historias que se ejecutan en la división establecida por Freud, entre el principio del placer (la gula excesiva, la codicia, o la curiosidad ), y el principio de realidad (el principio de realidad es un principio del Yo y permite al sujeto posponer o sustituir dichos apetitos en función de las presiones de la realidad)
 (aprender a disfrutar del placer gestionándole en el tiempo de forma a disfrutarlo por mas tiempo, eligir las emociones en plan afectivo y comportamientos, y finalmente a moderar los impulsos).
Existen también aquí dos tipos de cuentos:
Los cuentos a que llamamos de retorno, (el niño regresa a casa y a la familia) en que la sexualidad aparece en las formas indirectas o encubiertas de la genitalidad, que se presentan como una amenaza y deben ser evitados porque el niño no está preparado para ellos.
Los que asumen que es la hora de la partida,  y que eso es lo mejor , lo bueno, conveniente y indiscutiblemente oportuno. En ellos  la sexualidad genital tiene prioridad sobre la otra, y es  aceptada cuando los personajes pasan por varias pruebas para certificar su madurez.
En el cuento de hadas el padre esta normalmente ausente, normalmente el protagonista no tiene padre, los conflictos masculino–femenino, viejo–nuevo en medio de los cuales evolucionan los protagonistas, como por ejemplo niña , príncipe , bella monstruo, que evolucionan en eses sentido hacia el  enamoramiento, se dan en una formación casi invisible dentro del desenlace de la narrativa, a los que se les contrapone una madre en soledad por la ausencia del padre–esposo.
En algunos cuentos es esta madre en soledad, que se presenta normalmente amenazadora, madre que en su soledad tiene dificultades en la labor de encontrar  aliados. Con este perfil, tiene una presencia de omnipotencia, desencadenando en algunos casos el sadismo oral del hijo, o mismo la genitalidad del hijo, acercándole a una problemática perversa.
El protagonista príncipe, normalmente en minoría relativamente a las alianzas que se constituyen dentro de la historia, hace que se encuentre en soledad, como si de una orden o fatalidad se tratara, un deseo ajeno, mas bien femenino, deseo ese que dentro del cuento es de cumplimiento obligatorio.
Tiene en su contra, normalmente el protagonista “príncipe” su propio entorno y su propia madre, lo que alimenta su papel de victima,  “ pobre príncipe “ que en esta situación se angustia y se fuga. Se aleja de su novia o prometida, a la cual se le exigen sacrificios, inclusive por parte de la madre que toma actitudes incestuosas de deseo, podríamos pensar en fantasías no admitidas socialmente, generando el miedo por parte del “príncipe” a un comportamiento hostil que se desarrolla de tal forma que deriva en sadismo femenino.
Asumiendo una relación coherente con los procesos proyectivos infantiles, no es el prometido, o novio, que hiere a la novia , princesa o hija , es la bella “ la bella y el monstruo” aliada con su entorno , madre hermanas … que intentan poner la integridad física del monstruo en causa , este clima persecutorio  (paranoide)  es el de que se evade el príncipe - monstruo. La Reina (no nutriente) que rechaza el acto de la lactancia materna a su hijo, es normalmente la madre perversa que algunas veces presenta síntomas de esquizofrenia.
Los momentos escénicos de las narrativas donde la acción tiene como contenido “momentos íntimos” entre los personajes ( desnudarse , vestirse y otros ) actitudes de intimidad dentro del entorno, crea una relación especular que cierra estos personajes en una duplicación de índole narcisista que impide el juego compensatorio y evolutivo de las complementariedades. Romper ese juego de índole narcisista como quien rompe un espejo, resulta en una mutación de los personajes y es cuando el príncipe se transforma en rey,  la niña en reina y se alejan del  entorno hostil siempre presente en el cuento.

De vuelta al paraiso

jueves, 9 de febrero de 2012

Una psicoanalice del cuento "el-príncipe-sapo , la bella y la bestia..."

El trabajo del inconsciente en la producción del cuento, es determinado a nivel estructural , por el rigor con que las triangulaciones, los conflictos y la forma como los perfiles de los personajes a los que recorre, dan cuerpo a la comunicación, creando un ritmo subjaciente interno que marcan la evolución del enredo, organizando el complejo juego de connotaciones de conducta de los personajes de acuerdo con sus perfiles.
El dinamismo a que se súmete el cuento al seleccionar conductas que condensan en si mismas problemáticas de origen ontológica diversas, con sus contradicciones, enmascaradas en un enredo que aparentemente lógico y sin otra finalidad que contar un cuento. Los misterios y carácter mítico y sobrenatural, son presentadas como verdades fácticas.
El cuento del príncipe-sapo, hace la presentación de una familia que en su interior, en su matriz, manifiesta una conducta agresiva, con personajes que bordan el narcisismo, fantasías sexuales, perversidad, como paso al resultado de un deseo inmanente
Comentario: podemos notar que la libido del niño esta cargada de cinco atributos. Narcisismo, pasividad para con la madre , pasividad para con el padre, demostrando tan solo actividad para con la madre y padre , empezando a distanciarse primando sus deseos, el conflicto entre estas ocurrencias de la libido es que dan como resultado el complejo de Edipo  en el niño.
As relaciones que los cuentos presentan entre el nivel alimentar y el nivel de las relaciones genitales tiene el origen en el hecho de que en el inconsciente estos coexisten en el mismo  plan , así que la problemática del incesto contamina la ordenación social de la distribución alimentar, dando origen a tabus, revelados al nivel del comportamiento y de los aforismos,  al respeto del incesto los cuentos subrayan conceptos como: Tu madre, tu hermana , tus cerditos, las madres de los otros, las hermanas de los otros los cerditos de los otros, y finalmente el concepto de comer, o de poder comer. Fin de comentario.
Para una fase post edipiana, ( evitando cuidadosamente el recorrido edipiano clásico) , que implicaría la represión de los deseos incestuosos y parricidas, que en el cuento son realizados sin la participación del padre,  en una superación de la crisis marcada por una identificación con el agresor y por la formación Ideal del EGO. Luchando contra la intensidad con que el papel de la madre representa haciendo coincidir feminidad, actividad y sadismo(amenaza de castración ). Es cuando surge una tentativa de exorcismo que pasaría por la inversión de la dependencia oral y de la pasividad y finalmente por su viaje identitaria del masculino al femenino. La anulación de fantasmas de castración y del retorno a la vida intra-uterina, pasaría aquí por una doble identificación con la figura materna , pasando el hijo al lugar de la madre , ( del poder) , todas las mujeres se manifiestan o asumen el rol de hijos, o de súbditos.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Los cuentos, las relaciones filiales ( madre/hija, padre/hija) en la psicoanalice


El cuento tradicional y su evolución es testigo de la creatividad de muchos autores que lo transmiten oralmente sin que tomen la forma de libro escrito por eso no dejan de ser autores y participes en el movimiento intelectual que acompaña la historia, ha sido desde siempre  objeto de interés de la psicoanalice. En Freud lo podemos leer en sus artículos, como “ la ocurrencia , en sueños , de material de estudio en los cuentos de hadas” no pretendo aquí retirar la belleza del cuento , pero si tan solo usarles como material de investigación, de la misma forma que lo ha hecho Freud en “la historia de una neurosis  Infantil” en el “hombre de los lobos”, este interés puede ser verificado leyendo Freud en su correspondencia con Fliess.
Al leer estos cuentos , ahora escritos  y transformados en material de analice psicoanalítica, podemos concluir usando una lectura casi “radical” acentuar su aspecto funcional y adaptativo para una correcta inserción social y desarrollo de la sexualidad infantil.
Pasemos a la analice de distintas filiaciones y desarrollo inter relacional, que están presentes en el enamoramiento y sus consecuentes influencias en el entorno familiar:
En algunos cuentos la filiación inicial es madre-hija, el deseo materno es el causador del encantamiento que resalta el paso de la esterilidad al embarazo, sin intervención de algo místico como un hechizo. En su mayoría el padre no desempaña ningún papel o sencillamente no existe o desaparece al longo del enredo del cuento, sin que a nadie le importe o sea significativo. En el “monstruo y la bella” es la madre que impone la relación , el monstruo conquista la bella, o lo que es una alternativa la niña se encariña del monstruo porque le da pena.
En otros cuentos la filiación inicial es de padre-hijas, ahí es el deseo de la hija mas joven que precipita los acontecimientos, es la niña que se enamora contra la voluntad de la madre y se pone del lado del padre salvándole al padre de la amenaza de la madre. La madre entra en el cuento en su fase inicial, desencadenando la trama, para luego remeter la hija al padre , haciendo que la madre pierda importancia  para luego se diluir  en el enredo y desaparecer.
En el caso de que la hija sea hija única, ella se enamora  contra la voluntad del padre y persigue el objeto de su amor hasta desencantarse. En todos ellos normalmente existe un hada mala.
En una relación padre-hijos , el hijo mas joven esta destinado a salvar la princesa-monstruo, se vuelve monstruo en el momento en que es  secuestrada por el monstruo.
La origen de este cambio de niña a niña-monstruo tiene como escenario, una mujer estéril, (la madre) que inicia un proceso en que el marido no esta presente y un monstruo  externo que no esta dentro del entorno familiar que secuestra la niña, desencadenado un proceso mental que es el enamoramiento de la niña por el monstruo, lo que le transforma en monstruo, como resultado de su desobediencia, así  se acoplan las dos identidades presentes en el cuento.  En este caso es la misma princesa-monstruo que  inicia y desencadena el enamoramiento, al ayudar el príncipe ( que es el mas joven de los hermanos) , con su ayuda vence la rivalidad  existente entre los hermanos y se vuelve príncipe inducido por su princesa.
En los cuentos, las princesas, príncipes y monstruos , toman formas animales, vegetales y los encantamientos tienen origen tanto en conflictos como alianzas, la metamorfosis de los personajes, de niño, niña a monstruo, no tiene necesariamente la intervención de un hechicera o cualquier entidad sobrenatural. El padre, que normalmente esta ausente, tiene un papel secundario, en el caso que este presente , tiene siempre una relación o de oposición o de cooperación con la niña, pero siempre resultado de defensa ataque de la amenaza de la madre.
En ellos siempre existe una triangulación, puedo referir distintos personajes, como la reina, el sapo y otras que determinan esa triangulación que solo se supera con un tercero que anula todos los conflictos.

sábado, 4 de febrero de 2012

Unai Makua fara la presentacio del llibre deTai-Chi en Wadi Rum (Barcelona)





Unai Makua fara la presentacio del llibre deTai-Chi en Wadi Rum
Amatxu


Llibreria Catalònia Ronda de Sant Pere, 3 08010 Barcelona


Sábado 3 de marzo a las 19 horas


Sinopsis:
"Amatxu" cuenta la historia de un niño con una vida poco común, desde su nacimiento en un campo de concentración al sur de Francia, pasando por el exilio de la España franquista en Portugal y su huida hacia una Alemania ya democrática. Es la vida y son los sentimientos de una persona que, como tantas, tuvo que hacer lo indecible para sobrevivir en una época tan convulsa como absurda.


En este libro, Unai Makua D'Etcheverry ha conseguido, con un lenguaje claro y preciso, desgranar una crónica terrible sin caer en el sentimentalismo ni en el victimismo, eludiendo los tópicos sobre un tema tan trillado y llenando de autenticidad cada una de sus páginas.


Tai-Chi en Wadi Rum
Sinopsis:
Julián es un hombre moderno, sin muchas convicciones más que vivir el momento, y siguiendo esta filosofía se deja llevar, una vez más, por el destino. Sin embargo, su vida dará un giro radical cuando conozca a Su San, una enigmática mujer taiwanesa que lo arrastrará a la otra punta del mapa, al amor, a la muerte, a la vida. 

Unai Makua D'Etcheverry nos deja, en esta ocasión, una historia de espías, un romance y un desengaño existencial muy bien entretejidos, siguiendo su estilo, tan sencillo como certero.