jueves, 19 de abril de 2012

Las mujeres que no aman a los hombres. Quiero mi hijo de vuelta! versión 2.0

Ares, llama desde su móvil a alguien que desde el otro lado de la línea le pregunta. – Todo bien?
-Todo perfecto, te recojo en cinco minutos.-y colgó el teléfono-.
Ares, -le dijo- vamos a tener compañía, así te sentirás más segura. Compañía para la velada que nos espera.
-Yo lo que quiero es que me dejes en casa o me dejes salir del coche en cualquier lado. –Ya no lo decía con tanta seguridad, una vez mas Ares la había dejado descolocada, tenia curiosidad de saber quien era esa mujer.
El coche hice un pequeño ruido, se ralentizó y de ese lado de la acera esperaba una mujer que de forma decidida entro al coche.
-Buenas noches, -saludo de forma decidida-.
Andria no podía decir ni una palabra, estaba sorprendida, era la “prometida” del hombre con quien su amiga tenía antes un ligue. Que haría ella aquí? Cual era el papel de esta mujer en toda esta historia?
Ares, tomo la iniciativa. -Andria , ya le conoces, María así que no pierdo tiempo en presentaciones. Y retomó el camino a su casa. -María era su colega de trabajo y sabia de todo.
Juan nos espera en tu casa, termino de llamarle. –Dijo María-.
Ahora si que Andria no sabia que hacer, ahora tenía curiosidad de saber todo lo que estaba pasando, los hechos le desbordaban. No podía dejar de pensar en todos los acontecimientos de esa noche.
Ares, paro el coche delante de unos pisos de nueva construcción y convido a las dos a salir.
Andria les seguía de cerca mirando al suelo. Pero sin alejarse, silenciosa.
Entraran al portal y ya dentro del ascensor se miraban silenciosos, se olía la tensión y al mismo tiempo la sorpresa de Andria que no tenia coraje de mirar a nadie de frente.
El piso era pequeño, apenas mueblado, las cosas se empilaban en cajas, unas cuantas servían de mesa en el salón para la televisión, al lado dos sofás, una manta y desde ahí se podía ver un colchón en el suelo de una cama por hacer. La casa de un recién divorciado.
Ares, - os sirvo un café ?
Si por favor, contesto María , al mismo tiempo que Andria señalaba que si con la cabeza.
Andria no podía aguantar la curiosidad, y disparo a María en plan defensivo: - Hace mucho tiempo que conoces a Juan , tu prometido ¿?
María soltó una carcajada, - Mi prometido ¿?
-Es mi hermano y colega de la Uni de Ares.
-Entonces ¿?pregunto Andria con la cara desencajada de sorpresa.
Tu espera que Ares te lo explicará todo.
Ares, volvió con tres tazas de café y acerco unas cajas al sofá donde se sentaban las mujeres, para posarlas.
Estimada Andria le dijo ares. Lo primero es darte las gracias por todo lo que has hecho por mí. Aun que te has tropezado en nuestro plan inicial. Te preguntas lo porque de todo esto ¿?
Todo empieza porque mi mujer tiene una relación intermitente con un hombre casado hace muchos años, y para empeorar la situación me había enterado de que estaba embarazada de dicho hombre, y planeaba hacerme padre de nuevo.
Andria, se mostraba sorprendida.
-No te hagas la sorprendida, te quiero dar las gracias por acompañarla en su aborto.
Andria no daba de si de las consecuentes sorpresas. Como sabia este hombre de todo esto?
-Cuando te metiste por medio, estábamos pensando como resolver el problema, no me quería separar y tenia dudas en hacerlo, por mi hijo. Ese hombre, es muy inteligente, la manipula al mismo tiempo que se aprovecha de ella hace ya varios años. Todo lo tengo aguantado por no dejar mi hijo solo con esa mujer. Y ahora estamos aquí, porque me vas ayudar a recuperar mi hijo.
-Pero si yo… -Decía Andria-
-Si , tu. Ni te mueves, ni respiras, y a la mínima que te salgas del guion, te vas a ver conmigo de verdad. Quiero mi hijo de vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario