martes, 17 de abril de 2012

Perfil psicológico del ex marido

Vamos finalmente dar nombres a estos personajes:
Mujer casada: Babi
Mujer divorciada amiga de Babi. Andria
Marido Aris
Aris, el ex marido de Babi, era un hombre inteligente, con todos los problemas inherentes de un hombre inteligente, no tenia la capacidad comunicar emociones, solo razones. Y las emociones las comunicaba de una forma inteligente, algo que las mujeres no podían entender. Le faltaba el dominio de lo social, lo social y cultural no tiene razones, es un comportamiento que se adopta o no.
Sentado en su nueva casa, en soledad, decidió analizar todo lo que le había pasado, y como hombre inteligente que era, intento dar alguna lógica a lo sucedido. Sabia que su procedimiento había sido correcto, y decía a si mismo, que no terminaba de entenderlo.
(Nota de este vuestro humilde servidor, Aris no podía estar mas equivocado, partía del supuesto de que estar en lo “correcto”, depende exclusivamente del hecho de tener razón.)
Más lo pensaba, y menos lo entendía, y le venia una rabia incontenida, ya no por lo que le había pasado, pero por el sentimiento de impotencia al no entenderlo. Lo sabía desde el primer momento que todo había sido una encerrona, montada para desacreditarle y había seguido todo el guion de la escena que le habían montado, porque servía sus intereses, que era verse libre de su ex mujer, sabia que era casado con una impresentable y perdedora y tan solo lo aguantaba para no perder el contacto con su hijo. Y eso si que le molestaba, había perdido su hijo de la peor forma posible, nunca pensó que su ex llegara a ese extremo, de usar a su hijo contra el. La perdida de su hijo, de su confianza, si que le molestaba y no pensaba perderlo de esa manera. Pensaba fríamente la forma de recuperarle junto con  su credibilidad, pero no quería volver a esa “relación”. Sabia que lo lógico era buscar a Andria y hacerle asumir que todo había sido una encerrona, pero eso era demasiado sencillo y le dejaba un sabor a poco, quería venganza, quería sentir el sabor a sangre , la fiera que despertaba en el. Una fiera inteligente y fría que usaría todos los medios posibles para la venganza. Esa lucha seria una lucha a muerte, sin valores ni principios, seria el todo vale, pero le faltaba la destreza social, solo tenia como única arma su inteligencia y la capacidad de crear una estrategia, eso si, como buen jugador ajedrez algo sabia de estrategia.
Andria no había terminado de abrir el libro cuando sonó su teléfono móvil. Al ver el numero que llamaba, estremeció, no le sorprendía que Aris quisiera hablar con ella, era la única persona que podía darle una explicación sobre lo que había pasado, y la origen de sus problemas. No podía dejar de contestar, por lo menos sabría lo que tramaba, aun que tenia consciencia de lo inteligente que era y que sería peligroso menospreciarle, la inteligencia de aquel hombre era temible lo sabia, estaba avisada. No contestarle podría resultar en que se le acercara personalmente en cualquier lugar y crear una situación aun más embarazosa.
Respiro hondo, antes de contestar.
-Esta noche? Imposible, estoy para acostarme, estoy muy cansada.
Es urgente que hablemos, - sabia que no podía evitar encontrarse con él, pero a esa hora de la noche no seria posible confrontarle con la familia de su ex , ni con nadie, así que a lo mejor hasta seria una buena hora.
-Lo estaba pensado, -le contesto-.
Debo verla ahora mismo... esta noche.
-Tal vez si… -le dijo casi susurrando- Mañana? Puede ser mañana, por la noche?
-Viajo mañana, así que tiene que ser esta noche.
-Bajare en media hora, nos encontramos en el centro comercial.

2 comentarios:

  1. Pues...me temo que como soy mujer...no puedo entender las razones expuestas inteligentemente en ese comienzo...(Confieso que ese parrafito me rechina aún entre los dientes...)

    ResponderEliminar
  2. Ser inteligente es muy aburrido,y te da la sensación de que aburres a los otros, porque estas convencido de forma cierta o equivocada de que tienes razón, aun que no te sirva de nada.
    Lo malo es que las personas inteligentes están acostumbradas a estar en lo “correcto”, porque, generalmente, y para grande incomodidad de los otros,tienen razón.No confundir ser listo, con ser inteligente, son dos conceptos muy distintos. Nunca des tiempo para pensar , razonar a un hombre o mujer inteligente, sera tu desgracia y por mas lista/o que sea siempre sale perdiendo.

    ResponderEliminar