lunes, 23 de julio de 2012

El libre albedrío. Como decidimos?


La doctrina del libre albedrío profesa que uno puede tomar la decisión y dar forma a su destino, independientemente de su herencia genética y la influencia ejercida por su entorno.
El argumento es que el comportamiento humano es libre, o al menos no se ha determinado plenamente, por lo que es inútil tratar de controlarlo, porque siempre se puede tener libre albedrío para actuar de forma distinta, lo que ha mantenido esta crítica es el hecho de que siempre existe la posibilidad de evadir las previsiones, el control sobre el comportamiento es factible y deseable y como consecuencia del sabemos que pueden generar el cambio de forma positiva en la vida humana y en la sociedad.
La (educación, psicología, psiquiatría) sólo puede alcanzar sus metas si los profesionales involucrados tienen conocimientos para ejercer el control sobre el comportamiento.
El objetivo de los profesores, por ejemplo, es moldear el comportamiento de los estudiantes para que puedan beneficiarse de lo que les aporta la sociedad, así como el objetivo del psicólogo o psiquiatra cuya función es cambiar el comportamiento del paciente para que se pueda integrar socialmente y psicológicamente mejor que antes de recibir ayuda terapéutica. Sin embargo, la mayoría de los profesionales no admiten que controlan el comportamiento de los pacientes. Prefieren decir que simplemente se les ayuda a lograr el control sobre su propio comportamiento.
Por lo tanto, el libre albedrío no es libre, el condicionamiento de refuerzo y el castigo a la persona a través de los años en sus vivencias sociales junto con la herencia que le trajo le condicionan en su libertad.
Incluso los tratamientos que profesan el crecimiento interior siempre existe por parte del terapeuta un condicionamiento a esa libertad,  el terapeuta sabe que está ejerciendo este control.
Sabemos que el proceso de aprendizaje es el condicionamiento del que aprende al saber que adquiere, somos lo que sabemos y al aprender cambiamos condicionados por lo que aprendemos. Perdemos de alguna forma libertad.
Todo esto seria terrible si no existiera otra verdad neurológica.
He aprendido experimentalmente que cuando decidimos lo hacemos en dos fases. La primera es inconsciente y podríamos decir que pesa mas de 95 % en la decisión, o sea cuando pensamos en decidir ya todo esta decidido. Así que el tema del libre arbitrio como tema de profunda discusión ética deja de tener sentido o por lo menos pesa cerca de 5 % en todo lo que hacemos.
Y que pasa en ese inconsciente decisor ? Es el animal que decide , con su carga genética aprendida al largo de muchos años y generaciones. No vemos no analizamos de una forma única, lo que vemos , o sea la realidad del mundo que analizamos es constituida por capas ( unas 30) que refieren a distintas zonas del Sistema nervioso central, visión , olfato … entre las cuales los signos que atribuimos a cada conocimiento.
Todo esto es parte de la elaboración de una realidad que construimos en el inconsciente y que nos da la decisión final.
Así que usted no decide, lo decide todo o casi todo su inconsciente.

martes, 17 de julio de 2012

El retorno al útero es cultura.


Psicoanálisis el “YO” y la escrita.

El interés de la literatura y de los críticos literarios  por la psicoanálisis surgió desde la convicción de que existe una analogía entre la expresión estética e el  inconsciente, el sueño,  el olvido de lo que nos daña psicológicamente “la sublimación”, finalmente lo que llamaríamos una conducta “anormal”, a que Freud denominaba psicopatología  de la vida cotidiana.
Kenneth Burke, precursor del análisis literario por la psicología del inconsciente, constata que gran parte de lo que son las “imágenes poéticas” escapan al control del consciente del escritor y que nada mas efectivo para capturar ese mensaje oculto que el psicoanalices.
Las relaciones entre las letras (o, en general, el arte) y el psicoanálisis son evidentes. El núcleo del pensamiento freudiano, la famosa interpretación de los sueños, no es en absoluto una asimilación de la poesía a los conductos normales del inconsciente, pero una asimilación del simbolismo de los sueños como una praxis poética. El sueño como un modelo del inconciente como si se tratara de una producción semi onírica de lo poético.
El revivir de los sueños en la escrita  no es la "poesía", pero si el proceso poético, el “trabajo de los sueños”, seria la forma mas cercana de traducir el significado de la expresión de Freud “Traumarbeit“ (el" trabajo del sueño "). En Freud podemos encontrar varios ensayos dedicados a la creación estética (plástico o verbal), hace falta guardar las distancias entre la producción literaria o plástica en el campo de los sueños y la manifestación de una neurosis.
La principal diferencia es la intencionalidad, y el desarrollo del discurso como discurso social conectado al  sistema semiótico, que difiere en un aspecto crucial del sueño, presente en la sociabilidad de sus signos. Al concebir el arte como un fenómeno expresivo no significa de ninguna manera destruir su sentido, no sólo productivo como social.
Cuando Freud presento su trabajo a la Sociedad Psicoanalítica, Víctor Tausk le elogió considerando su aportación como una ruptura en la historia de la critica literaria, pero resalto que aun que presentara una lectura psicoanalítica del arte, quiso dejar claro que existía una autonomía del arte frente a lo patológico, “no tenemos el derecho de colocar  la neurosis en primer plano en la producción artística" ni son en absoluto consecuentes.
Al hablar de Dostoievski, hace referencia al neurótico y las artes creativas, no quiere decir que la figura del novelista se identifique con el neurótico, entre el escritor Dostoievski, con un cuadro de “pseudo-epilepsia histérica y masoquista” que acompaña el jugador compulsivo, dejo bien claro que si bien es cierto que el creador se nutre de sus neurosis, también es cierto que existe mas allá de ellas.
Según Freud, la génesis del proceso artístico no se agota en una regresión a etapas “primitivas” de la vida psíquica, ni en factores dominantes de desvíos  de la vida psíquica del artista. Si podemos afirmar que el artista es casi siempre infantil, inmaduro eso no hace de el un neurótico, ni el neurótico hace el artista.
El neurótico es, por definición, en opinión de la psicoanálisis, el producto de una mente truncada en su desarrollo del libido, artista y neurótico comparten su condición regresiva, pero el artista regresa por sublimación a su condición de creativo y hombre social “cultura”. La regresión del creador , “Ernst Kris (psicología del ego)”, es parcial y temporal, en una palabra, es controlada. Es como si fuera una herramienta de creatividad, su regresión, como viaje creativa, lo que le hace distinto del neurótico, un esclavo del pasado (Freud) o de ausencia de su propio pasado "falta del pasado” (Lacan). En el artista, la regresión es sublimatoria. Para tener clara la diferencia entre artista y neurótico hace falta saber que el neurótico no es tan solo alguien que no logró madurar psicológicamente, pero también es el que no puede sublimar de forma exitosa sus impulsos y frustraciones.
La sublimación es un acto social, positivo.
Normalmente podríamos confundir los conceptos de cultura y sublimación y presentarlos como acto propio del acto cultural, un devenir cultura. El hombre, animal condenado a la insaciabilidad de sus pulsiones, siempre busca una completa satisfacción, satisfacción esa  que  sólo experimentó durante la intrauterina. Mas precisamente podríamos afirmar que la cultura no es mas que e resultado de la nostalgia del hombre al vientre materno, así lo definen los psicoanalistas de corte antropológico.
Aun que el escritor artista, hacedor de cultura, tenga ese perfil solitario , egocéntrico, no deja de producir un discurso eminentemente social, “cultura” que son expresión de los vínculos de sublimación resultado del a regresión, mientras que los aislados neuróticos viven en un pasado eterno, los hacedores de arte , son eminentemente sociales, no tan solo por la semiótica y el carácter de sus signos, sino por su propia función socio-biológica.
Por y a partir de la psicoanalice podemos no tan solo ahondar el conocimiento del artista, pero también releer lo que expresa su obra, sublimación de un estado regresivo, el retorno al útero es cultura.

domingo, 15 de julio de 2012

Qué es una mala noticia? Como dar una mala noticia.


Hoy por hoy en tiempos de crisis, estamos acostumbrados a las malas noticias, pero. ¿Qué es una mala noticia?

../
Una "mala noticia" es aquella que altera las expectativas de futuro de la persona. El grado de maldad de esta noticia estará determinado por la distancia que separa las expectativas de futuro de la realidad de la situación.
Frecuentemente asociamos las malas noticias al fallecimiento de una persona, pero también nos podemos encontrar, en nuestra labor diaria, otras situaciones que van a suponer informar de una mala noticia. Entre estas situaciones puede estar tener que comunicar a un familiar de un joven, que tras el accidente de moto que ha tenido ha sufrido una lesión medular. Por lo tanto:
El fallecimiento no es la única mala noticia que se puede comunicar.
Cuando nos encontramos en la situación de tener que comunicar una mala noticia experimentamos, tanto el emisor (profesional) como el receptor (familiar o amigo) de la noticia, ciertos niveles de ansiedad, porque comunicar malas noticias es una tarea compleja, ya que:
Las malas noticias nunca suenan bien.
Si bien es cierto que las malas noticias nunca suenan bien, es posible aprender a comunicar malas noticias.
Efectos positivos de una buena comunicación:

Disminución de la ansiedad (que es aumentada por la ausencia de información), así como la oposición y/o agravamiento de otras conductas desadaptativas o disfuncionales.
Aprender a comunicar malas noticias puede resultarle beneficioso no sólo en el ámbito profesional, sino también personal.

¿Por qué nos preocupa comunicar malas noticias?

Los miedos:

Miedo a causar dolor
Podemos aprender a comunicar malas noticias pero nunca podremos eliminar el dolor de la persona que ha recibido una mala noticia.


Miedo de ser culpado
"seguro que podían haber hecho algo”
Solo puedes escucharle y explicarle que es lo que se ha podido o no hacer.

Miedo a lo desconocido
Piensa que al comunicar malas noticias podemos aprender.

Miedo por empatía
La mala noticia no es sobre nosotros sino del receptor y nosotros somos los profesionales en ese momento.

Miedo a decir no lo sé:
La honestidad mostrada por el profesional aumenta la credibilidad del mismo.

Así que sin miedos y de una forma profesional es el momento de dar la mala noticia.
.../
Referencias a texto de M.M.Gutierrez

lunes, 9 de julio de 2012

Pensamientos intempestivos


‎.../
Pensar una cosa y hacer otra -la esencia de la contradicción-es uno de los defectos humanos por excelencia. Pero no por común deja de ser perturbador. Interesa despejar la mente de contradicciones y caminar hacia la coherencia (palabra más usada que comprendida y que significa ausencia máxima de contradicciones). Conviene no ignorar inconsistencias y saber que el primer paso para desactivar una contradicción es reconocerla..
.../


La pregunta es siempre la misma, ¿es usted el dueño de la verdad? Cuando la escucho reacciono dejando que una sonrisa se apodere de mi expresion facial para decirlo de alguna forma. Para que fuera dueño de algo , lo que no soy, de la verdad seguro que no, porque eso implicaría creer que existe una verdad fuera de cada uno de nosotros , una verdad que solo uno sabe cual es, en su intimidad cada uno tiene su verdad, asi como el derecho de guardarla y no compartirla con nadie.

.../

Bidirectional brain machine interface to automata

domingo, 8 de julio de 2012

Las neuronas de nueva formación en el hipocampo su desarrollo y mantenimiento y los trastornos degenerativos y el "quimiocerebro".


Las neuronas de nueva formación en el hipocampo su desarrollo y mantenimiento y los trastornos degenerativos y el "quimiocerebro".

El aprendizaje que requiere esfuerzo puede también ayudar a algunos pacientes en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. Los esfuerzos realizados para aprender algo difícil ayudan a preservar las neuronas recién establecidas. Ya se han publicado trabajos en los que han comprobado los beneficios que este tipo de esfuerzo produce en sus pacientes. Y se han dado cuenta de que los pacientes que son capaces de involucrarse de lleno en actividades exigentes desde el punto de vista cognitivo pueden frenar el avance de esta enfermedad que les roba la mente.
La combinación de actividad cognitiva con antidepresivos o con actividad física revierte el deterioro causado por la enfermedad de Alzheimer aun que no de forma absoluta ya que mata a muchas otras células cerebrales, no sólo a las nuevas. Pero podría darse el caso de que ese tipo de actividades frenase el deterioro cognitivo en las personas que padecen trastornos degenerativos y quizás en todos nosotros, a medida que envejecemos.
Qué ocurriría en humanos que no produjeran neuronas nuevas en el hipocampo? La medicina moderna nos aporta una población de sujetos con estas características: los pacientes sometidos a un tratamiento farmacológico sistémico (quimioterapia) contra el cáncer. AI igual que el tratamiento con MAM, la quimioterapia interrumpe la división celular que resulta imprescindible para la generación de células nuevas. Por tanto, quizá no sea una mera coincidencia el hecho de que los pacientes que se han sometido a quimioterapia se quejen con frecuencia de problemas de aprendizaje o memoria, un síndrome al que en algunas ocasiones se denomina "quimiocerebro" .
Las personas sometidas a quimioterapia se desenvuelven bastante bien en la mayoría de las situaciones. Se visten, van a trabajar, cocinan, se relacionan con los amigos y la familia; siguen con su vida. Lo cual tiene sentido. A tenor de los resultados obtenidos con animales de laboratorio, no deberíamos esperar carencias profundas o persistentes en las funciones cognitivas básicas. Más bien deberíamos esperar déficits selectivos en procesos de aprendizaje de mayor complejidad (el tipo de procesos que suponen un reto para todo el mundo como, por ejemplo, ejercicios multitarea que implican la realización de diversas actividades al tiempo que se intenta asimilar una información nueva).
Para averiguar si la neurogénesis desempeña alguna función en el aprendizaje humano, se requieren métodos no invasivos que permitan detectar en el cerebro neuronas nuevas y métodos reversibles para impedir la maduración de las células durante el proceso de aprendizaje. Se están desarrollando los primeros; los segundos es probable que tarden un tiempo.
Mas supongamos por un momento que disponer de un suministro de neuronas nuevas listas para actuar ayuda a mantener la agilidad mental de nuestro cerebro. En ese caso, ¿podría utilizarse la neurogénesis para prevenir o tratar las enfermedades cognitivas?
Consideremos la enfermedad de Alzheimer. En este trastorno, la degeneración de las neuronas del hipocampo provoca una pérdida progresiva de la memoria y de la capacidad de aprendizaje. Quienes lo padecen siguen produciendo neuronas nuevas, pero parece que muchas de ellas no sobreviven para convertirse en células maduras. Es posible que en esos individuos los procesos de neurogénesis y maduración neuronal estén dañados. O quizá las nuevas células no sobreviven porque la enfermedad merma la capacidad de aprender.
Con todo, algunos descubrimientos resultan esperanzadores, al menos para quienes se encuentran en las primeras etapas de la demencia. Estudios realizados en personas y animales (Tracey J. Shors) sugieren que el ejercicio aeróbico y otras actividades sencillas impulsan la generación de nuevas neuronas. Además, se ha descubierto que los antidepresivos son potentes moduladores de la neurogénesis. Cierto estudio realizado en 2007 demostró que el tratamiento crónico con antidepresivos mejoraba las actividades cotidianas y el funcionamiento global en pacientes con la enfermedad de Alzheimer, un indicio, al menos, de que este tipo de terapia podría promover la producción y la supervivencia de neuronas nuevas.
(Tracey J. Shors)

martes, 3 de julio de 2012

Qué es una crisis psicótica?

......//


Qué es una crisis psicótica?

Utilizamos el término psicosis cuando una persona sufre un deterioro grave de su funcionamiento mental y de alguna manera pierde el contacto con la realidad, la capacidad de introspección y la de afrontar las demandas de la vida ordinaria.
Esta situación se puede presentar en forma de:
• Estados confusionales.
• Comportamiento extraño.
• Conducta agitada.
Predominando alguno (o todos) de los siguientes síntomas:

• Delirios, que son ideas o vivencias que no coinciden con la realidad externa, y de las que la persona que las padece tiene certeza, siendo irrebatibles a la argumentación lógica; como creerse perseguido, sentir que se tiene una misión divina, que los demás saben lo que uno piensa, que todo el mundo está pendiente de uno ... (popularmente "paranoias").
• Alucinaciones, frecuentemente en forma de voces que se refieren a la persona o que se dirigen a ésta acusándola o indicándola lo que tiene que hacer. También pueden ser visuales o sensaciones corporales como "notar" que hay algo extraño en el cuerpo.


• Lenguaje desorganizado, que indica un pensamiento también desorganizado. La persona nota cómo no tiene el control normal de sus procesos mentales, se bloquea, salta de una idea a otra, no termina una cadena lógica y sigue con otra por asociación de palabras ...
• Conducta desorganizada, que es vista por el observador como sin sentido, no dirigida a un objetivo comprensible, lo que transmite esa sensación de que la persona con psicosis "es extraña", "hace cosas raras".
• Alteraciones del afecto, a veces con labilidad (continuas manifestaciones emocionales con desencadenantes nulos o nimios), otras con gran excitación o irritabilidad, o por el contrario la persona puede mostrarse inhibida, "apagada", aislada del entorno.
Otras características frecuentes son las dificultades en la atención y concentración, con afectación de la memoria reciente. Por ello la persona en crisis psicótica muchas veces no recuerda los sucesos recientes. También puede tener una vivencia del tiempo distorsionada sintiendo que el tiempo no pasa o que pasa muy deprisa.
Muchos de estos fenómenos se deben a que, en la crisis psicótica, la persona pierde la barrera que separa nuestro mundo interno, Íntimo, del mundo externo que compartimos. Esta "barrera" nos ayuda a diferenciar qué fenómenos se originan en nuestro ya ("pienso que la gente tiene muy mala uva") de los que se originan en el exterior ("hay aquí muchas personas inquietas que hablan sin parar"). En la crisis psicótica se confunden temores, fantasías ... con la realidad ("la gente se mueve para controlarme y perjudicarme"). Se puede sentir invadida por lo externo. La distancia de seguridad con el entorno se amplia para defenderse de él.
La intimidad, la proximidad o el contacto físico pueden ser vividos como amenazantes.
Las vivencias pueden ser muy angustiantes, sentirse extraño, no reconocerse o no reconocer el entorno. Puede estar invadida por el temor y sentirse muy sola. Desde fuera esta también se percibe y la  persona con esta crisis es a su vez percibida como extraña, ajena, imprevisible, incluso peligrosa. Todo esto puede llevar al aislamiento y al alejamiento, a veces potenciado por la reacción del entorno.
Una persona en crisis psicótica vive el mundo con temor, como extraño, y confunde sus miedos y fantasías con la realidad.
Un dato importante que hay que tener en cuenta es que las personas en una crisis psicótica pueden presentar algún grado de dificultad para hacerse cargo de su propio cuidado y del de otros, así como para manejarse en las interacciones y situaciones sociales normales.
Puede estar afectada la capacidad de cuidar de uno mismo, alimentarse, tomar medicinas, o de cuidar de otros (mayores, hijos/as ... ).
En general no se dan cuenta de que lo que están sufriendo se debe a un problema en su propio funcionamiento, sin tener conciencia de estar enferma. Las dificultades son atribuidas a causas normalmente externas, no realistas ("me quieren hacer daño", "me hacen pensar cosas que no quiero", "el mundo va a llegar a su final por mi culpa" ... ). Por esto es difícil la aceptación de ayuda y de un tratamiento médico que implica asumir que el problema es propio.

Las principales características de una crisis psicótica son:



• Pérdida del contacto con la realidad.
• Conducta extraña, inquietud o inhibición, aislamiento.
• Delirios y alucinaciones.
• Afecto alterado, lábil, angustia.
• Disminución de la atención y del recuerdo de los sucesos recientes.
• Dificultades para hacerse cargo de su cuidado y manejarse socialmente. 


....//